Discurso del gobernador

Apertura de las Sesiones Ordinarias de la Honorable Cámara de Diputados - 1º de Marzo de 2021

Honorable Cámara:

En esta fecha nos encontramos para compartir el análisis sobre el rumbo de los asuntos públicos que hacen al devenir político, social y económico de nuestra provincia, cumpliendo con la manda constitucional de informar sobre ello al Pueblo de Formosa.
Este año brindaremos un Mensaje de Apertura de Sesiones Ordinarias particularmente diferente a los anteriores. El motivo es que hoy el mundo es un lugar diferente.
En diez días se cumplirá un año de que la Organización Mundial de la Salud declarara el brote del nuevo coronavirus como una pandemia. El 12 de marzo el Presidente de la Nación amplió la emergencia pública en materia sanitaria y una semana después decretó el aislamiento social, preventivo y obligatorio para toda la Argentina.
Desde entonces, en este último año se han contagiado de COVID-19 más de 114 millones de personas en todo el planeta, produciéndose más de 2.530.000 fallecimientos por esta enfermedad.
A pesar de la globalización y los avances del conocimiento, la ciencia y la tecnología, ningún país estuvo preparado para una emergencia de esta naturaleza.
Vimos imágenes que quedarán grabadas en la historia: hospitales colapsados con médicos eligiendo quién recibía un respirador; gente muriendo en las calles por falta de cama en un hospital o por no tener recursos suficientes para recibir atención médica; países secuestrando cargamentos sanitarios comprados por otras naciones y la angustia generalizada de la mayoría de la población mundial que vio su vida cambiada radicalmente de la noche a la mañana.
La tragedia sanitaria trajo consigo una tragedia económica y social.
No se veía una crisis de esta magnitud desde la Gran Depresión de la década del 30 del siglo pasado. El Banco Mundial estimó una caída extraordinaria del 4,3% del PBI global en 2020. Aún los países que cayeron en el falso dilema de proteger su economía por sobre la salud, sufrieron caídas históricas. Inglaterra, por ejemplo, debe retroceder más de 300 años para encontrar una crisis económica tan profunda.
Para América Latina la CEPAL estima la mayor caída en 120 años, con un derrumbe del 7,7% del PBI. Aunque se prevé una recuperación para este año, la misma será insuficiente para revertir el impacto negativo de la pandemia.
El coronavirus dejó en evidencia las desigualdades e injusticias sociales que existen en el mundo.
Los ricos se hicieron más ricos, y los pobres más pobres. En efecto, las 500 personas con mayor fortuna del mundo aumentaron su patrimonio en 1,8 billones de dólares, incrementando su riqueza un 31% en tan solo un año. Al mismo tiempo, la pobreza mundial aumentó luego de 20 años de caída sostenida, generándose más de 100 millones de nuevos indigentes en el mundo.
En definitiva, la pandemia expuso con crudeza la discusión sobre el rol del Estado, del mercado y de la política. Detrás de algunas posiciones ya no hay simples opiniones, sino conductas inhumanas e inmorales de quienes intentan priorizar las ganancias económicas por sobre la vida humana.
El más actual y claro ejemplo de ello lo vemos en la fabricación y distribución de las vacunas contra el coronavirus. Las multinacionales que las producen requirieron de fondos públicos de todos los ciudadanos para su desarrollo, pero hoy las distribuyen según las leyes del mercado, dejando a vastos sectores sin protección. El Secretario General de las Naciones Unidas reconoció que 10 países acapararon el 75% de las inmunizaciones aplicadas, mientras que otras 130 naciones no han recibido ni una sola dosis.
Entre las voces de los líderes mundiales, se destaca nuevamente la claridad del Papa Francisco al señalar que la vacuna contra el coronavirus no puede ser propiedad de un país o de un laboratorio; debe ser patrimonio de la humanidad porque la salud de los pueblos es patrimonio común y universal.
Esto sería lo más lógico puesto que una pandemia por definición es la propagación mundial de una enfermedad. Por ende, su solución únicamente puede ser global.
Juan Domingo Perón expresaba con la misma claridad que "nadie puede realizarse en un país que no se realiza, y de la misma manera ningún país podrá realizarse en un continente que no se realice". Del continentalismo pasaríamos al universalismo, el cual debía consolidarse bajo los criterios de la justicia social y de la comunidad organizada. Vemos que lamentablemente son otros los principios ideológicos que guían a las relaciones internacionales, y sus tristes resultados están a la vista.
Fue justamente Perón quien elevó por primera vez a la Salud Pública con rango de ministerio en nuestro país, eligiendo al gran sanitarista Ramón Carrillo como su primer titular. La estratégica visión del primero, y la brillante ejecución del segundo, sentaron las bases del sistema sanitario argentino que cuidó de la salud de toda la población durante más de 70 años, y nos permitió hacer frente a la actual pandemia.
El presidente anterior degradó a la salud pública argentina. No solo la rebajó a una mera secretaría dependiente de otro ministerio, sino también la desfinanció, eliminando programas de prevención y promoción de la salud, además de quitar vacunas del calendario obligatorio y dejar vencer otras 4 millones de dosis, con una negligencia pocas veces vista.
El actual gobierno le devolvió a la salud pública el rango de ministerio y los fondos que nunca debió haber perdido. Además reaccionó prontamente ante los riesgos que significaba la pandemia. En efecto, la cuarentena temprana fue muy importante para aplanar la curva de contagios, logrando un valioso tiempo para preparar al sistema sanitario.
Asimismo, implementó políticas con el objetivo de mitigar la caída del consumo, de la actividad económica y del empleo, protegiendo especialmente a las PyMES. Entre estas medidas, podemos destacar el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), el Programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP), el refuerzo de la Tarjeta Alimentar y el incremento de los subsidios por desempleo y a jubilados y beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo.
Si bien estas medidas significaron una importante contención de todos los sectores, en particular de quienes más lo necesitaban, no pudieron evitar el impacto de la pandemia en una economía de alta vulnerabilidad. En efecto, el país recibido en 2019 por la actual gestión nacional se encontraba entre los más vulnerables del mundo debido al endeudamiento récord, la inflación acumulada del 300% y la recesión del 8% del PBI que provocó el gobierno anterior en tan solo 4 años.
A pesar del difícil contexto, ya llevamos 8 meses de aumento sostenido de la actividad económica. Asimismo, recuperamos en la Argentina el valor de la defensa de la soberanía nacional, la prioridad de la economía de las familias argentinas y la planificación económico-financiera con sustentabilidad y previsibilidad. En este marco, resultó un paso muy importante el acuerdo con los acreedores externos privados logrado por la actual gestión, que representó una quita superior al 45% de la deuda negociada.
De igual manera, confiamos en que las actuales negociaciones con el Fondo Monetario Internacional lleguen a buen puerto. Este organismo realizó un préstamo por un monto récord de más de u$ s 50.000 millones de dólares al anterior gobierno nacional, que así como ingresaron fueron fugados al exterior sin beneficio alguno para el pueblo argentino. Esperamos que ahora este organismo internacional acompañe los esfuerzos que estamos haciendo todos los argentinos para poner nuevamente a nuestro país de pie.
En definitiva, este año significó enfrentar adversidades de todo tipo y de una magnitud pocas veces vista. Y si hay algo que sabemos hacer los formoseños por historia, temple y convicción, es enfrentarlas y superarlas.
Este tiempo no ha sido la excepción, puesto que supimos prepararnos y avanzar en cada área de gobierno pese a las dificultades, a la par de seguir alcanzando los objetivos planificados en nuestro Modelo de Provincia.
En materia educativa, el desafío fue sostener el proceso formativo de los alumnos en condiciones nunca antes imaginadas, ya que no fue posible el contacto cotidiano en las aulas con sus compañeros, maestros y docentes.
Nos trazamos el objetivo de preservar el vínculo de los estudiantes con la escuela, involucrando a la comunidad educativa en su conjunto, ya que la educación es una tarea compartida entre la familia y la escuela. Así, cada casa se convirtió en un aula.
Para apoyar este proceso diseñamos y distribuimos material pedagógico a los estudiantes, como es el caso de los cuadernillos para todos los niveles y modalidades. A partir de la conectividad que ofrece nuestra Autopista Digital, transmitimos clases y contenidos especiales utilizando herramientas tecnológicas innovadoras, así como también la Red de Medios provincial.
Es justo destacar el gran compromiso demostrado por estudiantes, docentes y familias, que se sumaron a este desafío de incorporar plenamente las nuevas tecnologías para continuar el proceso de aprendizaje.
Fuimos la segunda provincia del país en reiniciar las clases semi presenciales a inicios del mes de agosto en las escuelas ubicadas en ámbitos rurales en toda la provincia. Adquirieron así real dimensión y valor las 1.386 unidades educativas que construimos en todo el territorio provincial, con 15 de ellas inauguradas en el último año.
A medida que las condiciones epidemiológicas lo permitían, seguimos avanzando con la presencialidad en más escuelas. En diálogo permanente con los docentes y padres, terminamos el año con más 77 mil alumnos volviendo a esta modalidad en 1.047 escuelas.
Mañana comienza un nuevo ciclo escolar, y asumimos el desafío de continuar con el proceso de retorno de los alumnos y docentes a las aulas en toda la provincia.
Avanzamos con la planificación estratégica del Modelo Formoseño en ciencia y tecnología. En este marco enviamos el año pasado a esta Honorable Cámara el proyecto de ley de adhesión de la provincia al Régimen Nacional de Promoción de la Economía del Conocimiento, así como el proyecto de ley que otorga rango legal a nuestro Polo Científico, Tecnológico y de Innovación.
Con ello fomentamos las actividades económicas en el sector y la radicación de empresas de base tecnológica, así como actividades productivas basadas en la innovación y la sustentabilidad. Además, creamos en el Polo Científico y Tecnológico un laboratorio de electrónica aplicada, donde jóvenes especialistas en varias disciplinas desarrollan dispositivos de bioingeniería, y pusimos en marcha la Incubadora de Empresas de Base Tecnológica.
Anunciamos la construcción del edificio del Instituto Politécnico de Formosa en el predio del Polo mencionado, el cual contará con modernos laboratorios, talleres e instalaciones acordes a su finalidad. El año pasado finalizaron 14 estudiantes la Tecnicatura en Mecatrónica y 22 la Tecnicatura Superior en Desarrollo de Software, con proyectos tecnológicos innovadores relacionados a la producción y el contexto local.
Los avances tecnológicos generan mayor equidad e igualdad de oportunidades cuando el acceso a los mismos es universal y gratuito.
Por ello, continuamos extendiendo nuestra red, habiendo interconectado el año pasado a las comunidades de El Angelito y Colonia Ituzaingó en el Departamento Laishí; Colonia El Alba, La Disciplina, Zapla y Los Matacos en el Departamento Pirané; Punta del Agua, El Simbolar, Colonia Brouchard, Km 503 y Campo Alegre en el Departamento Patiño; El Quemado, El Cañon, La Esperanza y El Remanso en el Departamento Bermejo; y Palmarcito y San Miguel en el Departamento Ramón Lista. De igual manera seguimos interconectando escuelas rurales y edificios públicos en toda la provincia, superando ya los 1.600 puntos de conexión donde nuestra red de banda ancha por fibra óptica está al servicio de cada comunidad local.
La tecnología también fue utilizada para mantener contacto con los ciudadanos en tiempos de pandemia, facilitándole trámites a través de la plataforma de servicios Mi Portal. Se registraron en ella más de 24.127 personas y fueron atendidas más de 44.330 a través de nuestros turnos en línea.
La incorporación continua de tecnología, genética, manejo y alimentación en la ganadería permitió modificar los viejos sistemas de producción, mitigando los efectos adversos del clima y los vaivenes del mercado. El año pasado se llevaron adelante 45 remates donde se comercializaron más de 47.700 cabezas de ganado, dejando ingresos por más de $ 1.185 millones de pesos.
Acompañamos con asistencia técnica a pequeños y medianos ganaderos de toda la provincia, con aportes para inversiones intra-prediales, principalmente aguadas, instalación de alambrados e implantación de pasturas, que ya superan las 790.000 hectáreas en la provincia.
La histórica sequía del año pasado afectó a más de 3.300.000 hectáreas por la falta de agua y 550.000 por el fuego. A pesar de ello, la superficie cultivada superó las 160 mil hectáreas en primera y segunda siembra, incluyendo los cultivos de maíz, sorgo, soja, cucurbitáceas, arroz, batata, banana, mandioca, tomate y horticultura. Es destacable la producción de cucurbitáceas logradas en el oeste por productores indígenas y criollos de Ramón Lista, Matacos y Bermejo, utilizando la modalidad de cercos productivos.
Seguimos consolidando la estrategia de la diversificación productiva en toda la provincia con la participación activa de las familias paipperas, constituyendo un pilar en el camino hacia la auto sustentabilidad alimentaria que nos trazamos como objetivo.
La tecnología implementada, los trabajos de capacitación y extensión en la chacra, junto a la experiencia acumulada por nuestros pequeños productores, han permitido mejorar su competitividad y el acceso a los mercados locales, regionales y nacionales, con productos que han sido primicia en el Mercado Central. Hoy se posicionan como los principales abastecedores de los productos primarios para el Plan Nutrir y Nutrifor, llegando así a la mesa de miles de familias formoseñas.
En efecto, la continuidad del Plan Provincial Alimentario Nutrir estuvo garantizada todo el año para asegurar la entrega de la canasta de alimentos nutritivos y saludables a más de 17 mil familias beneficiarias. Este programa requirió la compra de 655 toneladas mensuales de alimentos frescos a productores paipperos formoseños distribuidos en 21 localidades del interior provincial.
A su vez, la empresa estatal Nutrifor ha comprado durante el año pasado más de 400 toneladas de producción primaria local, especialmente de paipperos, incluyendo la harina de algarroba de los productores indígenas del oeste provincial. Con ello, ha fabricado más de 10 millones de raciones de productos tradicionales, fortificados y enriquecidos, así como 125 mil raciones de productos liofilizados.
Por su parte, la alianza estratégica entre la producción, la educación y el trabajo se fortalece en las escuelas técnicas y agrotécnicas de toda la provincia, y especialmente en el Instituto Universitario de Formosa. Allí se están formando 264 jóvenes de 20 localidades diferentes de la provincia, siendo las mujeres el 54% de esa matrícula. Ya existen 51 egresados de dicha institución, y 156 alumnos reciben la beca del gobierno provincial para que puedan finalizar sus estudios.
Los hombres y mujeres de esta tierra son los principales destinatarios de todas las políticas que implementamos, por ello en este año de pandemia hicimos eje en la defensa de la salud y la vida de la población.
Entre marzo y diciembre del año 2020 la Provincia invirtió más de $ 3.461 millones de pesos para atender específicamente la emergencia sanitaria, a lo que deben sumarse los recursos de los organismos y ministerios que afectaron personal, equipamiento e insumos para el abordaje integral de esta contingencia.
En este marco, readecuamos y ampliamos las partidas presupuestarias de las áreas de salud, seguridad, educación y social; dotamos de personal y equipamiento de última tecnología al Hospital Interdistrital Evita y adquirimos 20 ambulancias especiales para traslado de pacientes COVID-19 y 4 minibuses para el personal de trabajos en terreno. Se suman a ello el refuerzo de los planes alimentarios provinciales y la compra de insumos y medicamentos específicos para atender la contingencia, la producción de alcohol en gel, productos medicinales e insumos para la lucha contra el dengue en LAFORMED, entre otras inversiones.
Asimismo, readaptamos y equipamos al Programa FONTEX para la fabricación de 1.000.000 de barbijos de diferentes tipos y más de 125.000 elementos de bioseguridad, entre los que se destacan camisolines, cofias y botas protectoras. Además de este enorme esfuerzo de producción, las más de 700 personas que trabajan de manera asociada a este programa fabricaron más de 67.000 prendas textiles entre guardapolvos escolares, uniformes y ropas para la policía, así como ambos para trabajadores de la salud y conjuntos deportivos.
Contar con fábricas locales y carpinterías asociadas a los programas de incentivos provinciales, nos permitió adquirir rápidamente el equipamiento necesario para los Centros de Alojamiento Preventivo y Centros de Atención Sanitaria, fomentando la producción local de camas, colchones, almohadas y blanquería, demandando mano de obra formoseña.
El gobierno provincial subsidió las tasas de préstamos por $ 988 millones de pesos otorgados a 244 PyMES locales por el Banco de Formosa. Asimismo, mediante esta misma entidad bancaria el gobierno nacional financió créditos a tasa subsidiada durante la pandemia por $ 491 millones de pesos para PyMES, monotributistas y autónomos.
Es importante destacar que mantuvimos el subsidio al transporte urbano de pasajeros en la ciudad de Formosa con una inversión provincial de $ 180 millones de pesos durante el 2020. De igual manera invertimos $ 480 millones de pesos en el Programa Subsidio Provincial Esfuerzo Formoseño para mantener la tarifa social eléctrica en toda la provincia. También con criterios de equidad y justicia social, destinamos otros $ 98 millones de pesos para que el gas en garrafa tenga un precio justo y asumimos los costos de distribución para que valga lo mismo en Ramón Lista como en Formosa capital.
Continuamos con aportes propios del Tesoro Provincial con el Programa Por Nuestra Gente Todo, Obras y Servicios Municipales. Invertimos más de $ 124 millones de pesos para la ejecución de proyectos con los municipios, creando puestos de trabajos en distintas localidades de la provincia.
A pesar del difícil contexto, cerramos un nuevo ejercicio fiscal superavitario por 19º año consecutivo. Esto refleja contundentemente la administración ordenada, equilibrada y responsable de los fondos públicos. La misma se orientó al sostenimiento de las políticas planificadas en el Modelo Formoseño para el desarrollo integral de la provincia, incluyendo el pago en tiempo y forma de los haberes públicos provinciales y la continuidad del plan provincial de obras.
Con el nuevo gobierno nacional, logramos reiniciar las obras públicas que habían sido paralizadas por la gestión anterior.
Se incluyen aquí la reanudación de los trabajos en la Autovía ruta nacional N° 11 en el tramo Puente San Hilario-ciudad de Formosa, con los puentes sobre los riachos San Hilario y El Pucú. Asimismo, se volvió a licitar con nuevo financiamiento el tramo Mansilla-Tatané y se firmó el contrato de inicio de la obra del puente sobre elevado de la Av. Gendarmería Nacional sobre la Av. Néstor Kirchner. También firmamos el compromiso de financiamiento de la duplicación de calzada entre la rotonda de la Virgen del Carmen y la intersección de las rutas nacionales N° 81 y N° 11, pasando por el Bº Namqom, con un segundo puente sobre el Riacho Formosa, y la construcción de otro nuevo para reemplazar al que está actualmente en uso. Finalmente, se dio inicio a la obra del puente de acceso al Polo Científico y Tecnológico, y se comprometió el financiamiento de la pavimentación de la ruta provincial N°23, en el tramo Palo Santo-General Belgrano, que también había sido neutralizada.
Con fondos del Tesoro Provincial continuamos el mantenimiento de nuestra red vial secundaria y terciaria. Finalizamos los trabajos en la ruta provincial N° 1 desde Herradura hasta El Colorado y la reparación de baches y reconstrucción de calzada de la ruta provincial Nº 3 en el tramo El Colorado-Pirané, continuando este año el mismo trabajo hasta El Espinillo. Haremos lo propio en la ruta provincial N° 24 en el tramo Estanislao del Campo-San Martín II, en la ruta provincial N° 26 en el tramo Pozo del Tigre- Fortín Lugones y en la ruta provincial Nº 28 en el tramo Las Lomitas-Posta Cambio Zalazar.
A su vez, el año pasado ejecutamos obras de pavimento rígido en Ingeniero Juárez, Palo Santo, Pozo del Tigre, Formosa capital, Fortín Lugones, General Belgrano, Laguna Naineck, Ibarreta, Clorinda y Pirané. Este año, sumaremos nuevas trazas en Las Lomitas, Villa Dos Trece, Laguna Blanca y El Espinillo.
Avanzamos con nuestro plan de ampliación y mejoramiento del servicio eléctrico en todo el territorio. El año pasado finalizamos la obra de las líneas de media tensión en 33 kv y el centro de distribución N° 11 en la zona sur de la ciudad capital. Asimismo, iniciamos la construcción de la línea de media tensión de 33 kv y centro de distribución n° 12 en el B° Villa Hermosa.
En el acceso a la localidad de Villa Dos Trece, ejecutamos obras de líneas de media tensión en 13,2 kv, así como la red de baja tensión y alumbrado público, con un avance del 85%
Por su parte, el plan de "Electrificación Rural en Áreas Productivas" ya alcanza el 90% en la zona sur y el 51% en la zona norte de la provincia.
En el noroeste provincial, sobre la ruta nacional N° 86, ejecutamos obras de líneas de media tensión, subestaciones transformadoras, red de baja tensión y alumbrado público en La Esperanza, Alto Alegre, Bajo Hondo, El Solitario, Río Muerto, Guadalcazar y Lamadrid. En Puerto Irigoyen extendimos la red de baja tensión y alumbrado público con generación eléctrica local, obras que permiten que las familias formoseñas que allí habitan cuenten por primera vez con servicio eléctrico en el lugar donde viven.
En materia habitacional, el año pasado entregamos 40 viviendas en Siete Palmas y 49 en Clorinda. Recientemente llamamos a licitación la construcción de las 678 viviendas e infraestructura de servicios que corresponden a la 4ta y última etapa del Bº Nueva Formosa en la ciudad capital.
Esta licitación, así como la refinanciación de las otras 632 viviendas de esta etapa con fondos federales, ponen fin a la injusticia del gobierno nacional anterior que paralizó y desfinanció a estas 1.310 viviendas que estaban con contratos firmados en 2015, y que hoy ya deberían estar terminadas y habitadas por familias formoseñas. Celebramos la mirada federal y de justicia social de la gestión de nuestro Presidente Alberto Fernández que nos permite seguir avanzando a mayor ritmo con la planificación del Modelo Formoseño.
Continuamos con la construcción de soluciones habitacionales para familias sin posibilidades de afrontar el pago de una cuota a través de la ejecución de módulos con servicios. Ya llevamos entregadas más de 7.000 unidades construidas con fondos provinciales, en una política que es única en el país. También avanzamos con los programas federales habitacionales y los programas provinciales como Comunidad Activa y Guadalupe Florece.
Ya iniciamos la construcción de 100 soluciones habitacionales para las familias indígenas que se encontraban en el "Centro de Ubicación Transitoria Solidaridad" luego de la crecida histórica del Río Pilcomayo. Ellas ya cuentan con servicios de agua potable, energía eléctrica e internet, previéndose la instalación de unidades estructurales para educación, salud y seguridad.
Con respecto al desafío que representa todos los años la crecida del Río Pilcomayo, hemos logrado el financiamiento de obras de canalizaciones y mitigación de los efectos de posibles inundaciones, así como traza de correderas que han permitido la llegada de estas aguas hasta el Bañado La Estrella. De esta manera, volvimos a contar con financiamiento nacional para estas importantes inversiones luego de 4 años de abandono por parte de la gestión nacional anterior.
El año pasado se verificó la mayor bajante del sistema hídrico del Río Paraguay de los últimos 76 años, junto con 13 meses consecutivos de falta de lluvias significativas en el territorio provincial. Esta sequía extraordinaria demandó trabajos de gran envergadura para garantizar a la población el acceso al agua.
En un momento crítico para los pueblos y ciudades del centro provincial, la respuesta llegó nuevamente con el Modelo Formoseño y su planificación estratégica en materia hídrica, haciendo llegar el agua del lejano Río Pilcomayo a través de 500 kilómetros de canalizaciones. Con este fin, realizamos obras de mantenimiento y limpieza de canales desde el embalse de la ruta provincial N° 28 hasta Las Lomitas y del canal que reactiva al riacho Monte Lindo, en el sector denominado La Partidora sobre la ruta provincial N° 28, hasta Pozo del Tigre. Asimismo, finalizamos un canal desde Fontana hasta Palo Santo -donde se acondicionó el reservorio- y desde allí continuamos hasta Pirané, haciendo llegar las aguas a un reservorio cuya capacidad incrementamos en 1.000.000 de m3. Así concretamos el viejo sueño de solucionar el problema de acceso al agua que históricamente sufría esta zona de la provincia.
Con estas obras logramos garantizar el abastecimiento a Las Lomitas, Pozo del Tigre, Estanislao del Campo, Ibarreta, Fontana, Palo Santo y Pirané, tanto para el consumo humano como para dar cobertura a las explotaciones agrícolas y ganaderas de la zona.
De igual manera, ejecutamos tareas de mantenimiento en el sistema del Riacho El Porteño para el abastecimiento de agua a Gral. Güemes, Gral. Belgrano, Misión Tacaaglé, El Espinillo, Buena Vista, Siete Palmas, Laguna Naineck y sus colonias de influencia. Con estas aguas reactivamos el paleocauce del Riacho He He, para conducirlas a Tres Lagunas, Riacho He He, La Frontera y colonias aledañas. Asimismo, realizamos una obra de captación de agua del Riacho El Porteño desde Sol de Mayo, con un canal de 16 km hasta el reservorio de la Laguna Berá y el recrecimiento del mismo para almacenar 1.400.000 m3 de agua cruda para la planta de Laguna Blanca, en un predio de 70 hectáreas.
De la misma manera, realizamos las obras anuales de mantenimiento en el Río del Norte, que permitió el acceso al agua dulce a Posta Cambio Zalazar, Fortín Lugones y San Martín II.
En el sistema del Río Bermejo realizamos el mantenimiento en la toma Santa Rita, que abastece a Ingeniero Juárez y Los Chiriguanos; así como en la estación de bombeo y canal del sistema de la Laguna Yema, desde donde se abastece a las comunidades de Laguna Yema, Pozo del Mortero, Juan G. Bazán y Las Lomitas.
Con fondos provinciales ejecutamos un terraplén deflector que deriva las aguas de escurrimiento laminar que afectaban a Ingeniero Juárez, solucionando problemas de anegamiento y de recolección de agua de larga data. En Ibarreta, se construyó un canal revestido de 1.200 metros sobre la calle Wozniuk para resolver problemas de anegamientos en días de lluvia.
Con fondos provinciales finalizamos la nueva planta de agua potable de Mansilla y estamos ejecutando las de Laguna Yema, Las Lomitas, Tres Lagunas y Pozo del Mortero. También avanzamos con el centro de distribución, presedimentador y nueva toma de agua en Villa Dos Trece, la ampliación de la red de agua en Pozo del Tigre y los reservorios en Laguna Tres Pases y Misión Laishí.
Continuamos ejecutando el módulo potabilizador, nuevo reservorio y ampliación de redes de agua potable en Ingeniero Juárez, así como un acueducto de 8 km desde Mansilla a Villa Escolar, ambas obras financiadas por el ENOHSA.
Con respecto a la planta de agua de Clorinda, logramos con las nuevas autoridades nacionales la refinanciación de esta obra, permitiendo su reactivación en los últimos meses luego de 4 años de paralización con la gestión nacional anterior.
Recientemente llamamos a licitación la construcción de la nueva planta potabilizadora para Laguna Blanca, La Primavera y su zona de influencia, que permitirá una cobertura del servicio con cantidad y calidad suficiente.
Iniciamos las gestiones para el financiamiento de dos obras de gran impacto en la zona sur de la provincia.
Se trata de la nueva toma de agua del Río Bermejo en Lavalle con una planta potabilizadora, presedimentador y acueducto de 17 kilómetros, así como las nuevas plantas potabilizadoras de agua para la Colonia Riacho de Oro y Subteniente Perín.
Asimismo, proyectamos la realización de un acueducto de 95 kilómetros desde una nueva toma de agua en el Río Paraguay hasta Villafañe, pasando por Misión Laishí. Esta importante obra resolverá definitivamente el abastecimiento de agua para consumo humano y uso productivo en estas localidades y en las colonias de la zona.
Hemos gestionado, a través de nuestros legisladores nacionales, la inclusión del mega proyecto "Acueducto del Desarrollo Formoseño" en el presupuesto nacional de este año. Esto nos genera gran expectativa ya que permite iniciar las gestiones internacionales para el financiamiento de esta obra que garantizará el agua para consumo humano en todas las localidades sobre la traza de la ruta Nº 81 y significará un cambio revolucionario en la producción formoseña.
En estas últimas obras mencionadas, se evidencia la enorme importancia estratégica que tiene el Río Paraguay para el presente y futuro de Formosa. La protección de sus aguas frente a todo tipo de contaminación constituye una causa vital y ambiental por la que debemos luchar unidos todos los formoseños y formoseñas, en conjunto con los hermanos paraguayos con quienes compartimos este río.
Anunciamos el inicio de obra de la planta de tratamiento de residuos sólidos urbanos de Formosa capital, la cual cuenta con financiamiento internacional y tendrá un gran impacto positivo en materia social y ambiental.
Asimismo, en esta ciudad iniciamos la ampliación del sistema de desagües cloacales para los barrios Liborsi, San Juan Bautista y Villa del Rosario; y llamamos a licitación las obras de ampliación para los barrios La Floresta, El Resguardo y San Jorge, lo cual beneficiará a más de 20.000 formoseños. También llamamos a licitación el sistema de desagües cloacales para Pirané y Riacho He He, estimando cubrir con ellas, el 80% de su población. De la misma manera continuamos ampliando la red de cloacas en El Colorado. Todas estas obras se realizan con financiamiento nacional.
Hemos concluido el nuevo Hospital Distrital "Dr. Pedro Euclides Insfrán" de Laguna Blanca con fondos nacionales e iniciamos la refuncionalización del antiguo edificio para incorporar distintos servicios administrativos y el SIPEC.
Las obras del Centro de Medicina Nuclear "Dr. Néstor Kirchner" ya tienen un avance del 89% con fondos propios, así como lo fue la compra del equipamiento de última generación para este centro de avanzada en el país y la región. Ya se encuentra con el 32% de avance global el nuevo Hospital de la Madre y la Mujer, integrante del Polo Hospitalario Provincial junto con el futuro Hospital de Pediatría, Instituto Provincial de Hemoterapia y Laboratorio de Referencia Provincial.
Destacamos la compra con fondos provinciales de 4 nuevos tomógrafos que serán instalados en los hospitales distritales de Clorinda, Las Lomitas, Laguna Blanca y el Hospital Central de la ciudad capital.
El año pasado inauguramos los centros de salud de El Favorito y de Palma Sola, y próximamente haremos lo propio con otros 5 en distintas comunidades. Iniciamos la construcción de los hospitales de Misión Tacaaglé y Villa Escolar, y avanzamos con la ejecución del Hospital de Los Chiriguanos. De igual manera continuamos la ejecución de los nuevos centros de salud de Ensanche Norte en el Departamento Patiño, de Paraje San Martín en Ramón Lista y del Bº Lote 4 en la ciudad de Formosa, así como las ampliaciones del sector de internación del Hospital Central.
Con respecto a la lucha contra las adicciones, el Instituto de Investigación, Asistencia y Prevención de las Adicciones (IAPA), brindó el año pasado un total de 15.327 prestaciones. Entre ellas se incluyen las atenciones ambulatorias, en Casas de Día en distintas localidades e internaciones en la Comunidad Terapéutica en Villafañe. En todos los casos incluyen terapias individuales, grupales, familiares, laborterapia, capacitaciones en artes y oficios y apoyo escolar para la inclusión en el sistema educativo.
Como ya lo hemos expresado, la salud no es solamente un hecho médico, sino que es fundamentalmente un hecho social y político.
A partir de esta concepción, desde los inicios del Modelo Formoseño implementamos políticas sistémicas e integrales. Realizamos importantes inversiones a lo largo del tiempo para fortalecer a nuestro sistema público de salud, lo cual nos ha permitido enfrentar esta pandemia de manera adecuada, organizada y con respuestas inmediatas.
El 16 de marzo de 2020 por Decreto Nº 100 fue creado el Consejo de Atención Integral a la Emergencia COVID-19, como organismo específico para atender todo lo relativo a esta contingencia. Desde hace 350 días trabajamos de manera ininterrumpida para monitorear la evolución de la pandemia en nuestro territorio y tomar las medidas sanitarias adecuadas a nuestra realidad, basados en conocimientos científicos y criterios epidemiológicos.
En este contexto, identificamos rápidamente las situaciones que significaban mayor riesgo de contagios, establecimos los protocolos de actuación pertinentes, capacitamos al personal de seguridad y de salud para la aplicación de los mismos, y reordenamos la actividad del Estado provincial para atender prioritariamente a esta emergencia.
De esta manera, ordenamos los ingresos a la provincia con protocolos seguros para evitar la propagación del virus. Establecimos corredores sanitarios para transportistas de carga a fin de garantizar de manera segura el abastecimiento de la provincia y el tránsito internacional, y avanzamos con protocolos consensuados para los distintos sectores de la economía y actividades que fuimos habilitando a lo largo del año.
Estas tareas fueron fundamentales para mantener a nuestra provincia sin casos positivos durante los primeros 3 meses de pandemia, y permiten que aún hoy no hayan existido casos a coronavirus en la mayoría de las localidades formoseñas.
Estos logros fueron posibles gracias al cumplimiento generalizado de las medidas sanitarias por parte del pueblo formoseño, la coordinación de tareas en terreno con los intendentes y el trabajo desplegado en toda la provincia. Quedará grabada en la historia de Formosa el gran compromiso y esfuerzo demostrado por los trabajadores de la salud, de seguridad, de las distintas áreas del gobierno provincial y los municipios, así como de los voluntarios militantes por la salud y la vida frente a la pandemia. A todos ellos les debemos como comunidad un justo y merecido reconocimiento y agradecimiento.
Para la implementación de nuestra estrategia sanitaria utilizamos todos los recursos que teníamos disponibles, incluyendo nuestras herramientas tecnológicas y de telecomunicaciones. De esta manera fortalecimos la conectividad en todos los ingresos a la provincia y desarrollamos sistemas informáticos específicos para la implementación de cada uno de los protocolos sanitarios.
De igual manera el sistema de Telesalud, ampliado con 150 nuevos equipos informáticos y para videoconferencia en los efectores de salud, hizo posible la realización de interconsultas médicas con especialistas, reduciendo las derivaciones de pacientes y mejorando la atención de casos complejos.
Nuestro sistema de salud ampliado y fortalecido nos permitió adaptarnos rápidamente para dar respuestas oportunas y adecuadas ante la emergencia.
Ejemplo de ello es el nuevo Hospital Interdistrital de Contingencia COVID-19, único en el país por sus características, tecnología, infraestructura y equipamiento, donde ya se han recuperado más de 400 pacientes.
Fuimos, además, una de las provincias pioneras en la utilización de plasma de pacientes recuperados, y también en el uso del suero equino hiperinmune desarrollado en nuestro país para el tratamiento de cuadros moderados o graves de la enfermedad según protocolo médico.
Otro ejemplo importante de nuestra capacidad de adaptación y respuesta se refleja en los testeos para coronavirus. Al inicio, las muestras tomadas por la Unidad de Pronta Atención de la Contingencia -UPAC- eran remitidas al Instituto Malbrán, único en el país que podía procesarlas, debiendo aguardar días para recibir los resultados. A las pocas semanas logramos la certificación de ese organismo para nuestro Laboratorio de Biología Molecular del Hospital de Alta Complejidad "Presidente Juan Domingo Perón". A medida que en la Argentina se desarrollaban métodos innovadores para el testeo de PCR, pudimos multiplicar nuestra capacidad de procesamiento, habilitando 19 laboratorios extendidos en toda la provincia. De esta manera logramos que en el mes de febrero nuestra cantidad diaria de testeos fuera 16 veces superior al promedio diario del año 2020.
Estos avances nos han permitido realizar una intensa búsqueda activa de casos y vigilancia epidemiológica con el fin de realizar una detección rápida del virus. Esto es fundamental para evitar su propagación, a la vez que posibilita una pronta atención médica, reduciendo la posibilidad de que las personas desarrollen un cuadro grave de la enfermedad.
Más allá de los desafíos particulares de este año, nuestro sistema público de salud no ha dejado de brindar servicios y prestaciones en todos los centros de salud y hospitales de la provincia. En este marco, el año pasado se concretaron en toda la red más de 550.000 atenciones, se aplicaron 479.910 vacunas del calendario obligatorio y se realizaron 6.479 cirugías.
También han sido permanentes las acciones en la lucha contra el dengue, realizando tareas de bloqueo, fumigación, descacharrizado y tratamientos con larvicidas, articulando el trabajo con los diferentes municipios.
Ha sido una gran noticia el haber iniciado la campaña de vacunación con la Sputnik V antes del fin de año, tanto en el país como en nuestra provincia.
Esta tarea la desarrollamos siguiendo criterios epidemiológicos y evaluación del riesgo, razón por la cual iniciamos la inmunización con el personal de salud y de seguridad que integran nuestra primera línea de defensa frente al virus. Continuamos con la inmunización de los adultos mayores residentes en todos los geriátricos públicos y privados, y de las personas mayores de 60 años residentes en Clorinda, atento a que en esa ciudad se concentran la mayor cantidad de casos positivos y la más alta letalidad por COVID-19 en la provincia. Avanzaremos con la vacunación en la ciudad capital con las personas mayores de 85 años, y continuaremos en los departamentos del oeste provincial. De igual manera serán vacunados los docentes y trabajadores de las escuelas prioritariamente en las ciudades y zonas mencionadas, puesto que son las de mayor incidencia de COVID-19 de la provincia.
Estamos esperanzados en seguir dejando atrás los momentos más difíciles de la pandemia, para lo cual es necesario lograr la vacunación de toda la población objetivo en nuestro territorio. Trabajamos incansablemente para cumplir esta meta y estoy seguro que lo vamos a lograr.
Formoseños y formoseñas, con el extraordinario esfuerzo colectivo que realizamos juntos Pueblo y Gobierno, logramos tener los mejores indicadores sanitarios del país frente a la pandemia. Podemos decir con orgullo que luego de casi un año, seguimos siendo la provincia con la menor cantidad de casos positivos y la menor cantidad de fallecidos por COVID-19 de la República Argentina.
Proyectando las estadísticas nacionales a nuestra población, Formosa tendría 29.655 casos positivos y 732 comprovincianos fallecidos. No celebramos números, sino que estamos valorando los miles de contagios evitados y las cientos de vidas salvadas.
Pero nada está asegurado hasta tanto dejemos atrás a la pandemia, y de todos nosotros depende seguir cuidándonos a nosotros mismos, a nuestros seres queridos y al actual estatus sanitario que hemos alcanzado.
Estos logros excepcionales son muy difíciles de encontrar en otras partes del mundo.
Sin embargo, mientras los formoseños luchamos por la salud y la vida de cada miembro de nuestra comunidad, algunas personas no han dejado de priorizar sus intereses personales, políticos o electorales. Ante cada medida sanitaria tomada en defensa de la población, estos sectores operaron permanentemente para atacarlas desde todos los frentes posibles.
No escatimaron en manipular información, engañar con generalizaciones falsas y ocultar la realidad de la provincia desde una mirada sesgada.
Otros intentaron explicarnos desde la distancia y el fracaso cómo debíamos hacer nosotros las cosas. Mal pueden venir a enseñarnos quienes nunca tuvieron la humildad necesaria para aprender.
Se dicen republicanos, pero no tardan en pedir intervenciones a la provincia para ocupar las responsabilidades que el voto popular les niega. Se dicen democráticos, pero desprecian al pueblo, descalificando el voto de los formoseños.
A esos sectores les decimos que la vida de un solo comprovinciano vale más que todas sus operaciones y mentiras juntas. Tenemos espalda suficiente para resistir todos los ataques motivados por su odio y mezquindad, pero hay un límite: no vamos a aceptar que le falten el respeto al más digno y noble de los pueblos. No vamos a aceptar que le falten el respeto al pueblo formoseño.
Queridos comprovincianos:
Tenemos una identidad forjada en el trabajo, en la superación de adversidades y en la lucha permanente por un futuro mejor.
Siempre enfrentamos desafíos difíciles, pero nunca una adversidad tan descomunal como esta pandemia, la más letal de los últimos 100 años.
El virus puso de rodillas al mundo. Pero los formoseños no nos arrodillamos ante nada ni ante nadie, solo ante Dios. Y esta vez no fue la excepción.
Nos comprometimos a defender la salud y la vida de toda la comunidad y cumplimos con la palabra empeñada.
Es verdad que atravesamos momentos difíciles que pusieron en máxima tensión nuestra logística y organización.
Les hablé con total sinceridad y me atreví a pedirles hacer lo imposible, porque no conozco pueblo más tenaz, decidido y valiente que el pueblo formoseño.
Trabajamos unidos como comunidad organizada y con mucho amor por Formosa, y así logramos alcanzar nuestros objetivos y superar todas las adversidades.
Con esta misma fortaleza y convicción seguiremos haciendo realidad el Modelo Formoseño que está más vigente que nunca. Allí hemos encontrado las respuestas para hacer frente a esta pandemia inédita. Allí también están las respuestas para dejarla atrás, y continuar transformando la provincia para felicidad de cada uno de los habitantes de esta tierra.
Ya hemos sentado las bases fundamentales para el despliegue de nuestras potencialidades. Logramos alcanzar la mayor red vial de nuestra historia, el mejor sistema energético y de manejo de recursos hídricos, la mayor conectividad y la más amplia infraestructura para el desarrollo que han podido soñar nuestros antepasados.
A estos sueños ya los cumplimos, pero no nos conformamos.
Hoy ya sabemos que nada es imposible para los formoseños.
Tenemos nuevos sueños y grandes proyectos por realizar. Los convoco a todos, sin distinción alguna, para que juntos los hagamos realidad.
Con la fuerza de los hombres y mujeres de esta tierra, el ímpetu de los jóvenes, la sabiduría de nuestros mayores y el espíritu inquebrantable que nos caracteriza, lo vamos a lograr.
Con fe y esperanza, le pedimos a Dios Padre y a nuestra Virgen del Carmen que nos bendigan y nos sigan guiando.

Descargar Discurso del Gobernador - 1º de Marzo de 2021

Descargar Informe de Ejercicio 2020