19 de Febrero de 2017 · 11:36 PM · T: Cº · H: 100.0 estado del tiempo

Prevención sobre Incendios Forestales y Rurales

Fuego

Podemos resumir la definición de fuego, como la reacción química que se basa en la combustión de tres elementos fundamentales que son, combustible (madera, papel, hojas o cualquier otro material inflamable) calor (energía requerida para elevar la temperatura del combustible capaz de ocasionar la ignición) y el oxígeno del aire. Estos elementos se encuentran siempre en peligro latentes de derivar en un incendio si no se tiene precaución.

Humo

Podemos definir al humo como nubes de restos de combustión, o sea que es la evaporación de partículas a causa de la ignición de un combustible.

El humo de incendios forestales se compone principalmente de elementos orgánicos e inorgánicos, gaseosos y partículas de distinto tamaño. Los principales componentes son partículas de carbono, agua, vapor, dióxido y  monóxido de carbono, metano,  sus derivados y otros hidrocarburos,  otros componentes orgánicos (polen, esporas), óxidos de nitrógeno, óxidos de azufre y minerales.  Asimismo contiene moléculas de celulosas, resinas, ceras y almidones.

El resultado del humo

Respirar las partículas del humo produce irritación y en  concentraciones elevadas, tos persistente,  estornudos y dificultad para respirar. El humo altera la respuesta del sistema inmune afectando particularmente, en el aparato respiratorio,  la función de remoción de las partículas extrañas al  tejido pulmonar.

Síntomas más frecuentes
  • Estornudos frecuentes
  • Tos y sensación de irritación persistente en la garganta
  • Dolor de Cabeza
  • Irritación y molestias en los ojos
  • Mareos
  • Sensación de falta de aire y dificultad para respirar normalmente
Personas en mayor riesgo
  • Los niños (su afección es mayor porque respiran más frecuente)
  • Las personas de edad avanzada
  • Las Mujeres embarazadas
  • Problemas cardiacos (la falta de oxígeno dificulta el trabajo del corazón)
  • Personas con enfermedades respiratorias (asma, o bronquitis, enfisema pulmonar, EPOC, etc.). Los niveles de contaminación son de mayor peligro cuando hablamos de personas con asma, por el edema y constricción en las vías respiratorias
  • Personas con enfermedades cardiovasculares

Varios estudios demuestran una conexión entre la contaminación ambiental y el agravamiento de enfermedades cardiovasculares preexistentes.

Recuerde

En ningún caso encender fuego debajo de los árboles. No solo por el peligro de incendio que significa, sino por el daño que ocasiona el calor a la planta que es un organismo vivo.

La mayoría de los incendios ocurren por falta de precaución. En ningún caso se debe arrojar fósforos o cigarrillos encendidos en el campo o zonas arboladas.

Si necesita usar fuego en tareas de campo debe dar aviso por escrito, al Cuerpo de Bomberos más cercano a su jurisdicción.

Evite la quema inútil de pastizales, ya que destruyen la naturaleza y ponen en peligro la vida de las personas, sus bienes personales y los bienes públicos.

Cuando encienda una fogata asegúrese de tener abundante agua para apagarlo y que no queden brasas encendidas.

No queme residuos que se generan en su domicilio, esto produce contaminación. Saque la basura los días y en el horario correspondiente a su barrio, según el cronograma confeccionado por la municipalidad.

Siempre que observe una columna de humo o principio de incendio AVISE al Cuerpo de Bomberos llamando al 101 o a Defensa Civil al 103.